Si tienes un bar, un local donde encontrar buen ambiente, tapas, estar un rato agusto y quieres que aparezca en la red... tener un espacio donde publicitar tus tapas y tener más de "500 visitas diarias" solo tienes que avisarnos para así poder salir en TapeoPorGranada .


viernes, junio 26, 2015

Queridos amigos. 

Recordar que para un mejor uso del mapa final, es conveniente ampliar y buscar el sitio deseado.


Probamos A la Sal y su terraza, un local que nos recomiendan desde Facebook


Nueva crónica la que traemos esta semana al blog, una crónica en la que nos dejamos aconsejar por Carlos, unos de los seguidores de Facebook que nos aconsejó probar un sitio que había descubierto hace poco y que le había gustado bastante.

Su nombre, A la Sal y allí que encaminamos los pasos.


Cuando la tarde caía y aprovechando que la temperatura es más suave nos dirigimos a la Avenida de Italia perpendicular a la Calle Palencia y Avenida de America buscando un local que antes era un salón de juego.



En el exterior una terraza que ocupaba la anchura de una generosa acera y en la que nos sentamos, pues al llegar, aunque pensamos en entrar dentro para poder tomar fotos del local, desistimos por el calor asfixiante que hacía al no tener puesto el aire acondicionado en lo que en la época que nos encontramos y en esta ciudad es un punto negativo a tener en cuenta.


No obstante la terraza estaba llena y el camarero, cuya atención llena de amabilidad y simpatía, es de destacar, sacó una mesas y sus sillas y allí que nos sentamos.

Un gran trajín de gente, buscaba una terraza en la que sentarse y eso que cerca hay opciones como Las Delicias, La Recacha, Doña Rosquita, Porras o El gran Kiki tapas.

Pedimos dos cervezas, sin especificar caña o tubo, no siendo la tapa a elegir. Pese a la gente no tardaron nada en servir, eso sí, con dos cervezas en copa, bien frías pero del tamaño de una caña, algo que con el calor reinante hizo que tuviésemos que medir lo que bebíamos y así esperar a la tapa.


La primera tapa consistió en dos cazuelitas individuales del pescado conocido como chanquetes (eso parecía) con un huevo frito encima y una rebanada de pan.


A la hora de saborear, el huevo estaba bueno, si bien el pan parecía plastilina de los blando que estaba (y eso que ya era martes) y el pescado... los chanquetes siempre que los he tomado estaban crujientes, pero sobre todo sueltos, algo que aquí no ocurría.


Los chanquetes que nos sirvieron estaban empapados en aceite y además aplemazados unos con otros, nada sueltos. Ambos factores contribuyeron a que bebiéramos la cerveza con más rapidez.

Dado el poco éxito de esta tapa, pensamos en seguir probando para dar una segunda oportunidad... con de nuevo dos cervezas que esta vez vinieron acompañados por una llamativa tapa compuesta de dos "bacalaillas" aderezadas con rodajas de tomate.








A mi no me gusta este pescado, lo cual no quita que mi acompañante lo saboreara. Según sus palabras estaba bien frito y sabroso, bastante bueno... y eso y mi opinión sobre el tomate carnoso hacen que esta segunda tapa obtuviese el nivel de aprobado.


Un suspenso y un aprobado y una noche ya dominando la ciudad... así que pensamos en pedir una tercera ronda para salir de dudas y hacernos una mejor idea... pues un mal momento lo puede tener cualquiera.

Esperábamos pescado de nuevo, pues que las tapas provenían del mar en su mayoría era algo que teníamos claro. 

Mientras y como estábamos en terraza, me propuse realizar una visita al interior para ver cual era su aspecto y que sensación me daba.






Una barra con mesas altas en forma de "L" a la entrada y un salón mediana al fondo en el que poder tapear o comer a base de los platos y raciones que proponen, en una carta en la que a pesar de ser dominada por el pescado encontramos platos como codillo asado, rabo de toro o carrilleras ibéricas.




Al salir ya estaban las cervezas en la mesa, igual que antes, de tamaño pequeño y servidas en copa.

Al poco llegó la tapa, un plato de lo que parecía ser en cazón, que aunque frito en exceso tenía buena pinta... pero no.


El cazón, que nunca llegamos a saber si lo era, tenía una textura demasiado blanda y un rebozado que no aportaba el crujiente o la sensación que suele tener al morder un trozo.




Andaba escaso de sal, eso se puede perdonar, pero al masticar y tragar, a mí al menos me dejaba en la boca un regusto "llamativo".

Sensaciones o no, lo cierto es que la tapa no nos gustó (puede ser que pillásemos el día malo).

El precio por cada consumición fue de 2 euros, que pese a ser cervezas pequeñas, hemos de tener en cuenta que estamos en terraza y eso hay que pagarlo.

Lo cierto es que a nosotros el sitio no nos gustó por sus tapas, todo lo contrario que la excelente atención. Puede que tuviesen un día malo, no lo sabemos, por lo que como siempre aconsejamos, lo mejor es que si estáis interesados vosotros mismos lo probéis y así sacáis vuestra propia conclusión.


No olvidéis que si queréis estar a la última con opiniones de todos los amigos, recomendaciones, fotos, etc, podéis visitar el grupo en Facebook, así como seguidos en TwitterGoogle + y Pinterest o descargar la aplicación oficial para vuestro teléfono Android.

Y llegados a este punto, estas serían las conclusiones.



La decoración y cuidado aspecto del local

Las terraza y un trato muy agradable por parte del camarero




Ausencia de aire acondicionado en el interior (no lo tenían puesto)

Las tapas, no nos gustaron dos de las tres tapas que nos sirvieron

viernes, junio 19, 2015

Estas son las tapas y sabores de Alameda



La semana pasada asistimos a la Picoteca 3Maneras y ya pudisteis leer la crónica pero en la vuelta a casa nos encontramos con un conocido que nos recomendó visitar otro local como es el Alameda... y nos quedamos con curiosidad

Curiosidad porque la zona de Ganivet y los bares que la pueblan han levantado no pocas voces críticas con el servicio y precio que prestan en algunos de ellos, no en todos, por lo que teníamos esa duda.


Además ya habíamos probado el bar/restaurante que antes ocupaba ese local, La Moraga, y aunque agradable, tampoco nos había entusiasmado.

Dicho todo esto, decidimos dar una oportunidad, sabiendo que el tipo de tapas que nos íbamos a encontrar diferían de las que otras veces hemos probado, pero queríamos saborear nuevos platos.

Alameda es un local situado en la esquina que forma las calles Escudo del Carmen y Rector Morata, justo encima de otro como es Mar de Alborán en el que ya estuvimos y cerca de otros (La Abacería,  La PlateaTinta FinaPinot NoirVolapie o clásicos como la La Castellana o Eduardo Hocesque conforman la "milla de oro" de los bares de Granada.


El ir un miércoles permite conocer mejor los bares debido a que hay menos gente y te atienden, en teoría mejor, y puedes saborear los platos con más tranquilidad.




Primero vamos a hablar de la decoración y sensación al entrar, en un local amplio, diáfano, con un ambiente a doble altura en cuya parte superior se sitúa un salón y una cocina todo a la vista.




En la zona inferior una barra y una serie de mesas, altas y bajas en las que poder sentarse a pedir algún plato de la carta (no la vi por ninguna parte) o solo a tomarse unas tapas.


Mi sitio, el que escogí para poder trabajar más tranquilo, fue la barra.


Una decoración donde el vino es protagonista, con maderas lacadas en blanco en mesas y estanterías y como otras veces hemos visto, mojadas por maderas claras que le dan un toque más fresco.




Solo 6 clientes, tanto en la pequeña terraza que tienen a la entrada, como en el interior, hicieron que el ambiente estuviese tranquilo y no tardaran nada en atender.

De entrada y mientras hacía las fotos pedí una cerveza, esperando la tapa que pondrían y que como ya esperaba no sería a elegir.


Un recipiente en forma de cuenco que tenía unos trozos de carne, en una especie de salsa con verduras y acompañada por varias patatas cortadas en bastón, patatas casera, que siempre es algo de valorar y con un punto entre cocida y frita muy agradable.


La tapa no era abundante, pero la textura de la carne era buena, si bien para mi gusto estaba demasiado jugosa (es cuestión de gustos) y el sabor era muy bueno. Como presentación eso sí, no me sorprendió como al menos esperaba viendo la estética general del local.


He dicho que no vi cartas con platos, pero al salir me topé con un "totem" con todas las propuestas culinarias que ofrecen, con nombres llamativos y propuestas llamativas, si bien no tuve la ocasión de ver o probar alguna.


Mientras escribía algunas de estas líneas, volví a pedir otra cerveza, muy bien tiradas y servidas en copa, que siempre es de agradecer, si bien entre la espuma y que no estaban colmadas, no provocaban la sensación de hartazgo que si he tenido otras veces.


Mención aparte merecen los vinos, no por calidad, que no pongo en duda, sino por el precio. Es uan tónica que se repite en muchos bares y restaurantes de Granada el cobrar precios elevados, muy elevados por vinos, ya sea en copas o por botellas.


En este caso basta un ejemplo, como es el Glárima, con la copa a 3 euros y cuyo precio (en tienda, no mayorista) es de 8 euros. 


Si de una botella salen 6 copas, solo hay que hacer cuentas... pero como digo, es un mal generalizado de Granada que no atiende a razones en este sentido.

Y tras esta disertación, vamos con la sorpresa agradable del día, gracias a esta segunda tapa, magníficamente presentada y con mejor sabor.




Se trata, como me dijeron al preguntar, de yogur de foie, y digo preguntar porque a diferencia de otros sitios, en ningún momento explicaban cual o en que consistía la tapa, un punto negativo.


Presentado en una vasito de yogur, sobre una tabla de madera y con tres rebanadas de pan previamente pasadas por una salamandra, dentro estaba cubierto con dos moras cuya mezcla con la textura del foie le daba un toque francamente bueno.


Este sí es el tipo de tapa que esperaba encontrar en un establecimiento así y si te gusta probar propuestas nuevas, con tapas así seguro que no sales decepcionado.

Tras tomar algunas fotos del local llegó la hora de irse, no sin antes pagar la cuenta, que como suele ser habitual en muchos locales de la zona, daba a cada cerveza (de grifo) un precio de 2,20 euros (4,40 euros por la 2 consumiciones).




No olvidéis que si queréis estar a la última con opiniones de todos los amigos, recomendaciones, fotos, etc, podéis visitar el grupo en Facebook, así como seguidos en TwitterGoogle + y Pinterest o descargar la aplicación oficial para vuestro teléfono Android.

Y llegados a este punto, estas serían las conclusiones.



La decoración y cuidado aspecto del local

Las tapas elaboradas y novedosas (si es que son como la segunda que probamos)

La música ambiente, suave y melódica que permite e invita a la conversación (sonaba Garota de Ipanema)




El que no te expliquen en que consiste la tapa que te sirven y tengas que preguntarlo (queda mejor esa deferencia)

El precio de los vinos, excesivo como suele ser habitual en muchos sitios

La presencia de una televisión con fútbol sobre la barra, que aunque en silencio, no estaba en sintonía.

viernes, junio 12, 2015

Las tapas de Picoteca 3Maneras

Picoteca... habíamos oído hablar de gastrobares, bares a secas y ahora un curioso nombre, Picoteca. Por cierto, nota final sobre el funcionamiento del blog


Dejando a un lado la entrada, esta semana asistimos a probar como eran las tapas y los platos de Picoteca 3Maneras, un local situado en la calle Santa Escolastica, junto a la Plaza de Fortuny y puerta con puerta al lado de La Borraja.




Otras alternativas cercanas son Terra Bar, Las Niñas, Los AltramucesRossiniJaraizPotemkinSanto DomingoLa Borraja o Casa Lopez Correa.

He ido (esta vez en solitario) entre semana por aquello de estar más tranquilo, en un barrio con mucho encanto que ya deja ver la primavera por sus calles con trasiego de gente, turistas, estudiantes y gente del barrio.



Maneras ocupa lo que antes era el Salón del Europa, en la calle Santa Escolastica y lleva abierto desde diciembre, ofreciendo un tapeo y unos platos bastante cuidados, en lo que me recuerda a los inicios de la borraja.



Aunque tiene una hermosa terraza en la Plaza Fortuny, dado que era mediodía yo preferí entrar para así poder comprobar como era la decoración interior y bueno, porqué no decirlo, por el calor que también hacía.

En las fotos podéis ver claramente que estamos en un local diáfano, con un amplio espacio colonizado por mesas en las que poder probar algunos de los platos de la carta que luego veremos.





Todos veraniegos, con el blanco y las maderas claras dominando todo el local, tanto en las mesas como en la barra, aderezado a su vez con algunas plantas.



El hecho a su vez de llevar relativamente poco tiempo abierto hace que la limpieza o la apariencia de la misma se denote en los detalles, como la presentación de las cartas o los servicios de cada mesa.

El sitio estaba en la barra, que por otro lado era toda para un servidor (solo compartía sala con un comensal).



La chica tras la barra, muy amable me preguntó que deseaba tomar y viendo el calor que hacía y el tiempo que llevaba caminando no me lo pensé: una cerveza.

Bien tirada y servida en copa, que siempre es de agradecer no tardé en saborearla mientras esperaba la primera tapa.



Las tapas no son a elegir, si bien es algo que generalmente no me importa y en parte puedo decir que me gusta pues me reserva la sorpresa sobre cual será la tapa que tocará.

Un detalle que me gustó, es que como hemos visto en otros locales, sobre todo aquellos con los platos o tapas más elaboradas, el camarero, en este caso la chica que atendió, explicaba en que consistía la tapa y que llevaba... interesante porque algunas veces se pueden escapar matices y sabores.

La primera tapa consistió en masa de chorizo algo mareada servida sobre dos mini tostas de lo que tendría que ser una baguette por el tamaño del pan y acompañada por unas aceitunas.





Sí, la tapa no es grande, que se que a muchos les gusta, pero ni era lo que buscaba ni lo pretendía, además que casaba muy bien con la cerveza a esas horas.

El chorizo, la masa, estaba en su punto justo, ni muy cruda (a mi me gusta así) ni muy hecha, estando además aderezada con una salsa cuya composición desconozco (sorry) y que le daba un toque y un contraste de sabores más que interesante.



Mientras daba cuenta de la cerveza y su tapa, veía el macetero que servía de base a la carta... una carta dividida en lo que serían como tres variedades encontrando por un lado lo que vienen a ser platos en el sentido en que muchos lo entienden, más potentes y otros más ligeros, que podríamos asemejar a algo mezcla entre pinchos y raciones.





Los nombres la verdad, ya de por sí llaman la atención, pero más me llamó la atención el plato que vi pasar cuyo protagonista era un tataki de atún con olivas verdes y soja... o la ensalada 3 maneras con lomo en orza, bavaria azul, nueces caramelizadas, manzana y tomate seco.

Tenéis todos los platos y sus precios bajos estas líneas... mientras allí pedía de nuevo una caña y esperaba con curiosidad su tapa.



Y si antes era producto de la tierra ahora tocaba dar el salto al mar, pues esta vez consistió en bacalao en tempura con salsa de romesco.





Se trata de una salsa una salsa típica de Cataluña, concretamente de Tarragona cuya elaboración e ingredientes son los siguientes: 

* Tomates y ajos, asados preferiblemente en horno de leña. 

* Si se prepara en casa, horno eléctrico o de gas. pan, que en unas recetas va frito y en otras se usa la miga sin freír. 

* En ambos casos se maja junto con el ajo. un majado de almendras y avellanas tostadas, si bien hay recetas que omiten las avellanas. unos pimientos rojos secos. 

* Los originales se llaman "cuerno de cabra", que se asan justo para cristalizarlos ya que de lo contrario amargan, en su defecto se usan ñoras. aliño: romero, aceite de oliva, vinagre, sal y pimienta. 

La salsa le daba al bacalao un toque suave, matizando el sabor salado. Además destacar el muy buen sabor del bacalao, con el grado de fritura justa, que le daba el toque crujiente mientras que por dentro mantenía toda la jugosidad.



Como veis y al igual que la anterior, no es una tapa grande, pero creo que tampoco le hace falta, pues es preferible ganar en calidad y sobre todo en originalidad de las propuestas antes que en tamaño si ello significa tener que renunciar a los otros valores.

Llegado ese momento, me decidí a abandonar el local, no sin antes satisfacer el pago de la cuenta. Un total de 4 euros, 2 euros por cada una de las cervezas me parece apropiado, teniendo en cuenta la zona, lo que proponen con sus tapas (ya he dicho que me recordaba a otros locales como La Borraja, al menos en sus inicios, La Criolla o Boque) y la atención.



Como información complementaria decir que cierran los lunes y que nosotros cuando hemos pasado por la noche lo hemos encontrado con una afluencia importante.




No olvidéis que si queréis estar a la última con opiniones de todos los amigos, recomendaciones, fotos, etc, podéis visitar el grupo en Facebook, así como seguidos en TwitterGoogle + y Pinterest o descargar la aplicación oficial para vuestro teléfono Android.

Y llegados a este punto, estas serían las conclusiones.



La originalidad y sabor de los platos que proponen, un soplo de aire fresco

La atención y decoración del local




El no tener en ese momento aire acondicionado dentro

Buena decoración pero habría que cuidad el aspecto tras la barra (congeladores y otros detalles)




Y para finalizar una pequeña aclaración sobre las crónicas, ya que algunos comentarios y correos recibidos sugieren el llevar a cabo esta puntualización.



Desde DeTapeoPorGranada no se gana nada ni se obtiene beneficio alguno, por lo que aparte de un hobby supone un gasto que no es compensando.



Lo hacemos con gusto y por ello salimos, probamos sitios con dos o tres tapas, que creemos sirven para hacerse una idea de que tipo de cocina ofrece, así como el trato o el ambiente, buscando darlos a conocer a todos los lectores.



Aquellos que sugieren el pedir más tapas o incluso raciones, no negamos que nos gustaría, pero el bolsillo no puede permitirse semejante gasto (al menos el de un servidor por su situación laboral).



El objetivo es dar a conocer sitios nuevos y que el lector valore con su visita si les satisfacen o no, nada más.
 
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.